FRASE DEL DÍA

PRIMERAS PLANAS

OPINIÓN 02-07-21

Ser el poseedor de la verdad absoluta, además de imposible, ha resultado muy caro para quien lo ha intentado. Por ejemplo, desde que asumió el poder máximo en Cuba, Fidel Castro se dedicó a perseguir a quienes pensaban distinto que él y de su Revolución. Quiso ser la voz de la verdad absoluta pero tuvo que pagar un costo político que lo marcó de por vida: violador de derechos humanos. En México el presidente Andrés Manuel López Obrador ha erigido una especie de tribunal de la Verdad, la verdad de la 4T y la verdad de su administración gubernamental. Está en todo su derecho de desarrollar la narrativa que mejor convenga a sus intereses y que le resulte útil a su administración, pero una cosa muy distinta es querer imponer qué decir, cómo decirlo y cuándo decirlo.

IMAGEN DEL DÍA

Newsletter